Usted está aquí

Pisos y superficies

El hogar es uno de los lugares donde debemos prestar más atención respecto de la higiene y la contaminación microbiana, siendo crucial en las sociedades donde las personas pasan más del 75% de su tiempo en el interior. 

Mantener su casa adecuadamente desinfectada con los productos adecuados es preocuparse por el cuidado y bienestar de su familia. Las superficies en contacto con las manos y la comida son poderosos vectores de contaminación cruzada porque acumulan todo tipo de gérmenes. Los suelos y las alfombras también son posibles vectores ya que están en contacto con los zapatos, una fuente de contaminación externa (saliva, excrementos...).

Una clasificación reciente revela cuatro tipos de peligros de contaminación:

  1. Habitaciones húmedas u objetos como trampillas, fregaderos y desagües, etc. donde los microbios pueden proliferar fácilmente. Sin embargo, la descontaminación regular es suficiente para restringir el riesgo microbiano.
  2. Los productos utilizados para limpiar el cuerpo o la casa, tales como esponjas, alfombras, guantes, toallas, etc. también acumulan una gran cantidad de gérmenes. Pueden ser considerados como algunos de los portadores más relevantes de contaminación cruzada, ya que toda la familia los usa cada día. Entonces, tienen que limpiarse a diario.
  3. Aquellas superficies en contacto con las manos o los alimentos también son portadores. Si nuestras manos y estas superficies no se cuidan correctamente, es muy probable que toda la familia se infecte.
  4. Otras superficies: Este último tipo de categoría incluye los suelos, tapetes, superficies de comedores, dormitorios, muebles y diferentes tipos de objetos menos expuestos a la contaminación.