Usted está aquí

Los más vulnerables

Bebés: Los bebés recién nacidos son muy sensibles y especialmente vulnerables a las infecciones. La ausencia de inmunización al nacer hace que los recién nacidos sean muy vulnerables. Es cierto que el proceso de inmunización empieza muy temprano (menos de 48 horas después del nacimiento), pero el progreso es muy lento. Así que los recién nacidos están expuestos a un riesgo si la higiene de su entorno no es buena.

Personas mayores o discapacitados: El fenómeno de la inmunización y la inmunosupresión hacen que las personas mayores y los discapacitados sean más sensibles a algunos gérmenes. Tenemos que estar atentos para no contaminarlos y ayudarles, si lo necesitan, a mantener una buena higiene.

Embarazadas: Las embarazadas, incluso las sanas, deben estar alerta para evitar contraer enfermedades que pueden tener consecuencias en el desarrollo de sus hijos. Las precauciones básicas consisten en tener una buena higiene, pero también una buena dieta.