Usted está aquí

Baño

El aire extremadamente húmedo, las altas temperaturas y los residuos orgánicos ayudan a crear el ambiente perfecto para la proliferación de microbios.

Por lo tanto, si quiere evitarse el riesgo de infección, las superficies que se utilizan con mayor frecuencia deben limpiarse y desinfectarse con los productos adecuados (es decir, taza del inodoro, grifo, suelo de la ducha y cisterna, entre otros).